La ECU del coche y sus fallas comunes

La ECU (Electronic Control Unit), mejor conocida como centralita, es un dispositivo que se encarga de hacer que todo funcione conforme debe según sean las circunstancias. Es como el cerebro del vehículo, por lo cual, si falla, se puede crear un descontrol generalizado en el automóvil.

Se compone de dos unidades: la unidad de motor que es la que gestiona el ralentí, la inyección de combustible y las revoluciones; y la unidad de confort que controla los elevalunas, el climatizador, las luces y el mecanismo de abrir y cerrar las puertas. Como cualquiera de las piezas del coche también puede averiarse, lo que causa inconvenientes en la comunicación con los sensores generando graves problemas.

Entre sus funciones está el mejorar el rendimiento del motor, controlar la cantidad de combustible que incinera el proceso de combustión, regular las revoluciones y el ralentí del motor. Los sensores envían por medio de un microprocesador programado según las características del coche, la información a la ECU para que la compare con los niveles que tiene establecidos y reenvíe las instrucciones que se requieran para que todo funcione bien.

Cuando la centralita detecta una falla, esta queda registrada en la memoria y se revela al ser conectada a una máquina de diagnosis. Los desperfectos podrían llegar a ser muchos y deben diagnosticarse en un taller con el equipo adecuado, sin embargo, hay diversas averías que son las más comunes y usted las debería conocer.

Fallas habituales de la centralita

La mayor parte de los problemas que se generan en la ECU, habitualmente se reflejan en la pérdida de potencia, humo oscuro, exceso de consumo del combustible y puede que hasta se imposibilite arrancar la máquina. Algunas causas son:

  • Entrar en contacto con el agua. Esto daña las conexiones eléctricas y hace obligatorio reemplazar la unidad.
  • Cableado dañado o exceso de voltaje. Se puede producir una sobrecarga en el circuito de la ECU y el solenoide hace cortocircuito. Para ello, debe localizarse el origen del problema para que la centralita nueva no presente fallas.
  • Grietas en la placa. Suele ocurrir por las vibraciones y los cambios de temperatura. La única solución es cambiar la centralita.
  • No se activa y ocasiona fallas. Esto se debe a la programación inadecuada. Puede reprogramarse y ponerse a prueba.

Cualquier elemento del coche que se averíe debe ser reparado, pero la centralita es prioritaria. De tal forma que diferentes sistemas y elementos del coche tengan un correcto desempeño; de lo contrario, muchas de las funciones no podrían ser controladas.

Visitando http://www.piezasdesegundamano.es podría adquirir la pieza que amerite para las reparaciones con solo unos clics. Solo necesita hacer su solicitud a través de un formulario y esperar a que le contacten.